ESPECIALIZACIÓN

Lea artículos científicos en

Nueva búsqueda

Esquizofrenia

Explicada en 9 secciones

¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia es un trastorno mental grave que constituye un patrón de diferencias en la forma de pensar, sentir y actuar. La esquizofrenia se caracteriza por un cuadro de psicosis grave. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 21 millones de personas al rededor del mundo han sido diagnosticadas con esquizofrenia.

Pero, ¿qué es la psicosis? Pues bien, la psicosis es un estado de alteración mental caracterizado por la presencia de alucinaciones y delirios . Las alucinaciones son alteraciones de la percepción y los sentidos (visión, audición, gusto, tacto, olfato) que inducen un estado mental en el que las personas no pueden diferenciar lo que es real de lo que no lo es. De otro lado, los delirios son alteraciones del contenido del pensamiento; generalmente las personas pueden expresar ideas extrañas y que no hagan sentido al contexto o ambiente en el que se encuentren.

Por tanto, las personas con esquizofrenia suelen tener dificultades para entender lo que es real y lo que es imaginario. Tienen ilusiones, delirios y suelen iniciar un fuerte aislamiento social, dado que se les dificulta adaptarse y entablar relaciones significativas con los otros.

La esquizofrenia suele aparecer en los hombres a partir de los 20 años. En las mujeres aparece un poco más tarde, al final de la misma década. A pesar de que la esquizofrenia infantil es bastante rara, puede presentarse a través de señales tempranas como el gateo tardío, los retrasos en el lenguaje, los retrasos para caminar, movimientos corporales atípicos o exacervados, comportamiento desorganizado, etc.

La esquizofrenia no está asociada a una personalidad dividida o múltiple. La mayoría de las personas con esquizofrenia no son violentas y no suponen un riesgo para quienes les rodean. Sin embargo, es muy importante ser diagnosticado a tiempo y recibir el tratamiento adecuado, que suele ser de larga duración y durante el resto de la vida.

Pero no te preocupes, siempre serás más que la enfermedad, más que un síntoma. Si sigues con compromiso y rigor el tratamiento, podrás llevar una vida funcional y sin síntomas.

Causas de la esquizofrenia

Causas de la esquizofrenia

Las causas de la esquizofrenia no están del todo claras. Los científicos del comportamiento especulan que la esquizofrenia es el resultado de factores genéticos y hereditarios (historial de familiares con esquizofrenia, transtorno afectivo bipolar, entre otros), complicaciones pre o perinatales, disfunciones neuroquímicas (desniveles en los neurotransmisores), entre otros.

Los estudios de imagen muestran que hay alteraciones estructurales y morfológicas del cerebro en las personas con esquizofrenia. Los factores de riesgo relacionados son los antecedentes familiares, las enfermedades autoinmunes o algunas inflamaciones que afectan al sistema nervioso, la edad avanzada del padre a la hora de la gestación, las complicaciones durante el embarazo (exposición al virus de la gripe, tóxicos, desnutrición).

Atención: en varios casos se ha demostrado que el consumo de sustancias psicoactivas a temprana edad (niñez y adolescencia) es un factor que potencia las probabilidades de sufrir esquizofrenia o alguna enfermedad mental durante la adolescencia misma y la adultez.

Síntomas de la esquizofrenia

La esquizofrenia se manifiesta de forma diferente en cada persona. Es una enfermedad que cambia la forma de pensar y de comportarse. Antes de que aparezcan los primeros síntomas, la persona suele mostrar una personalidad propensa, es decir, suele presentar algunos signos tempranos de esquizofrenia como el comportamiento extraño y desorganizado, reacciones inadecuadas-exageradas y un cambio en la forma de hablar o expresarse (lenguaje raro y desorganizado, acelerado o enlentecido)

En general, los principales síntomas de la esquizofrenia son:

  • Alucinaciones (alteraciones en la percepción - “escuchar voces”)
  • Delirios (alteraciones en el contenido del pensamiento y tipo de ideas)
  • Discurso y lenguaje desorganizado (frecuente incoherencia)
  • Comportamiento desorganizado
  • Expresión disminuida de la motivación y las emociones
  • Afectación significativa del funcionamiento de 1 o más áreas de vida (familiar, laboral, social, económica, académica, afectiva)

Criterio diagnóstico: los signos del trastorno deben persistir durante al menos 6 meses y debe haber mínimo 1 mes en el que los síntomas anteriormente mencionados estén activos.

Otros síntomas asociados a la esquizofrenia:

  • Apatía
  • Deterioro en la higiene y en la apariencia personal
  • Risas innecesarias o inadecuadas al entorno
  • Irritabilidad hacia los seres queridos
  • Deterioro en las interacciones sociales
  • Cambios drásticos en el comportamiento
  • Tendencias paranoides
  • Agresión o conductas violentas hacia los demás
  • Aislamiento
  • Pérdida o incapacidad de sentir placer
  • Tendencias suicidas

Diagnóstico de la esquizofrenia

Diagnosticar la esquizofrenia no es una tarea fácil. Se necesitan varias sesiones con el psiquiatra y con el psicólogo para diagnosticarla y, sobre todo, para diferenciarla de otros trastornos mentales con síntomas similares. La entrevista clínica es crucial para el diagnóstico de la esquizofrenia, durante la cual los especialistas de la salud mental determinan el tipo de síntomas que tiene el paciente, el grado de avance, la frecuencia, la intensidad y el riesgo que puede existir tanto para la vida del paciente como para la vida de quienes lo rodean (tendencias suicidas, alucinaciones, comportamiento agresivo).

Los especialistas en salud mental realizan pruebas diagnósticas especiales, para evaluar las funciones del pensamiento, el lenguaje, la atención, la consciencia, entre otras, para identificar si los criterios diagnósticos se cumplen o no.

Tratamiento para la esquizofrenia

A diferencia de otras alteraciones de la salud mental, el tratamiento de la esquizofrenia incluye necesariamente tanto psicoterapia como terapia psicofarmacológica (medicación); la medicación es crucial para detener el deterioro de los síntomas. Sin embargo, el caso de cada persona es diferente, por lo que el enfoque terapéutico con el que el psicólogo y el psiquiatra aborden el caso debe ser individualizado.

La esquizofrenia no tiene cura y es progresiva en el tiempo, por eso únicamente con una medicación psiquiátrica regular se pueden controlar los síntomas. Es esperado que los síntomas de la esquizofrenia se agraven cada vez más si no se tratan a tiempo. En algunos casos, es sugerida la hospitalización de la persona para poderla estabilizar.

Sin embargo, son frecuentes los casos de personas que viven bien y tienen un funcionamiento adecuado gracias a la ingesta juiciosa de la medicación psiquiátrica. Aproximadamente 1 de cada 3 pacientes están bien tratados, 1 de cada 3 no tienen una funcionalidad muy buena pero son autosuficientes y 1 de cada 3 son casos más graves y necesitan asistencia para realizar sus actividades diarias.

Los fármacos que el psiquiatra suele recetar en la fase temprana de la esquizofrenia son los antipsicóticos . Los antipsicóticos actúan bloqueando el efecto de la dopamina en el cerebro. Los antipsicóticos reducen el estrés y la irritabilidad que el paciente puede sentir cuando experimenta un episodio esquizofrénico, mientras que unos días después pueden reducir las alucinaciones y los delirios. Existen antipsicóticos de primera y segunda generación. La elección del régimen de tratamiento adecuado la realiza exclusivamente el médico tratante basándose en la historia y los síntomas clínicos del paciente y sólo puede modificarse por recomendación médica.

El médico psiquiatra puede probar diferentes regímenes de tratamiento hasta dar con uno que tenga el efecto deseado. En cualquier caso, es muy importante que haya supervisión y seguimiento sistemático de la enfermedad.

¿Sabías que… La familia y los amigos del paciente desempeñan un papel muy importante en el curso y en la evolución de la enfermedad? Ayuda mucho al paciente que su entorno le apoye y le muestre comprensión. El soporte social o de la red de apoyo es una variable crucial en la mejoría del paciente.

Costo del tratamiento para la esquizofrenia

Estos son los rangos de costos aproximados de consulta con los especialistas de la salud mental:

cost icon

Consulta y tratamiento con un psicólogo De $500 MXN a $1.000 MXN

Consulta y tratamiento con un psiquiatra De $800 MXN a $1.400 MXN

Consulta y tratamiento con un psicoanalista De $650 MXN a $1.200 MXN

Consejos de salud mental para cuidadores, padres, familiares y amigos:

Obten información

Obten información adecuada sobre la esquizofrenia

La desinformación sobre las enfermedades mentales desorienta y suele ser un factor que enlentece la búsqueda de ayuda profesional. Al haber desinformación sobre la esquizofrenia, los cuidadores y familiares indirectamente permiten que la enfermedad avance, dado que es muy extraño, casi improbable, que el paciente con esquizofrenia pida ayuda por sus propios medios.

Habla con un especialista de la salud mental, averigüa qué puedes hacer para ayudar a tu familiar, amigo o conocido. No tengas miedo de pedir detalles respecto al curso y evolución de la enfermedad. El conocimiento sobre la esquizofrenia te ayudará a acercarte al paciente y a apoyarle de la mejor manera posible.

Únete a un grupo

Únete a un grupo de apoyo psicológico

Es importante que además de aprender a manejar y entender a tu pariente con esquizofrenia, busques ayuda psicológica propia. Como cuidador o cuidadora, debes velar por tus emociones y tu estado mental, ya que lidiar con la esquizofrenia es difícil tanto para el paciente como para quienes le rodean. Tu estado de salud mental también se refleja en el proceso de recuperación del paciente y te protege de cuan difícil pueda ser el proceso de cambio. Puedes recurrir a un equipo de apoyo psicológico especializado en esquizofrenia, unirte a sesiones grupales o acudir a psicoterapia individual.

Medicación psiquiátrica

El paciente debe recibir medicación psiquiátrica

Asegúrate de que el paciente está tomando su medicación para la esquizofrenia. Los medicamentos son necesarios para reducir la intensidad y la frecuencia de los síntomas. Asegúrate de que el paciente los reciba cuando la necesite y que el ciclo de la medicación sea constantemente ajustado y controlado por el médico psiquiatra.

No te enfades

No te enfades con las reacciones del paciente

Debes comprender la naturaleza de los síntomas de la esquizofrenia en tanto enfermedad para poder reconocer y gestionar adecuadamente un episodio de crisis del paciente. Es de gran ayuda que te involucres en el proceso de recuperación, teniendo consultas directamente con el psicólogo tratante y con el psiquiatra tratante del paciente; ellos te sugerirán técnicas o formas más efectivas de abordar las crisis psicóticas de tu familiar o amigo.

Mitos y verdades sobre la esquizofrenia

Mito #1

Los pacientes con esquizofrenia son violentos y peligrosos.

La verdad

Los estudios científicos y las estadísticas demuestran que los índices de violencia en los pacientes con esquizofrenia no son mayores que en la población general. Los pacientes pueden volverse agresivos cuando se sienten amenazados durante un delirio. Es importante que, durante un episodio, la persona que está a su lado no cuestione lo que le ocurre. No debe entrar en confrontación directa con él. Lo que se necesita en ese momento no es una crítica, sino alguien que le tranquilice. Con un diagnóstico precoz y la medicación necesaria, los índices de violencia se reducen considerablemente.

Mito #2

La esquizofrenia y el trastorno bipolar son lo mismo.

La verdad

No, no se trata de la misma enfermedad. Se trata de dos enfermedades mentales diferentes, con características y formas de afrontarlas distintas. Sin embargo, en ambos casos se necesita medicación y psicoterapia para reducir las crisis.

Mito #3

Los esquizofrénicos sufren de algún retraso mental.

La verdad

NO, no se trata de un retraso mental sino de una enfermedad mental, que lleva al paciente a percibir algunas cosas de forma diferente. Es cierto que a largo plazo la enfermedad puede provocar importantes déficits cognitivos, pero en ningún caso se trata de un retraso mental.

Preguntas frecuentes sobre esquizofrenia

¿Se puede curar la esquizofrenia?

Como tal, la esquizofrenia no tiene cura, sin embargo, si la esquizofrenia se diagnostica a tiempo, se trata con la medicación adecuada y el entorno del paciente le apoya, el pronóstico es muy bueno. Es una enfermedad crónica y degenerativa. Los medicamentos y la psicoterapia pueden mantener la enfermedad equilibrada o en remisión, pero siempre existe el riesgo de una recaída. Por esto, es necesario un seguimiento regular por parte del psiquiatra y un equipo interdisciplinario en salud mental, ser cuidadosos con la medicación (que la mayoría de las veces debe tomarse de por vida).

¿Todos los pacientes con esquizofrenia deben ser ingresados en un hospital psiquiátrico?

La hospitalización se recomienda en algunos casos, principalmente por la seguridad del paciente mismo y su entorno. No es un proceso punitivo. Cuando se recomienda, tiene como objetivo salvaguardar al paciente, no castigarlo. Lo más importante para el paciente es colaborar estrechamente con un el médico tratante, ser controlado regularmente y tomar su medicación. Si no toma la medicación que necesita, el paciente puede volverse agresivo, las crisis de psicosis pueden exacerbarse y el paciente puede requerir varias hospitalizaciones en ese caso.

¿Son los padres y el entorno los responsables de la esquizofrenia?

No, es una enfermedad que está predispuesta a producirse. No es resultado del entorno del paciente, que puede, sin embargo, afectar la progresión o la exacerbación de la enfermedad (factores psicosociales). Se ha observado que los pacientes que están rodeados de personas que los apoyan y no los critican, evolucionan mejor que otros cuyo entorno no muestra comprensión.

¿Es la esquizofrenia una enfermedad común?

No, no es una enfermedad muy común, pero tampoco es extremadamente rara. Afecta aproximadamente a 21 millones de personas a nivel global.

¿Existe la esquizofrenia en los niños?

Sí, la esquizofrenia infantil existe, aunque es extremadamente rara. La razón en este caso no está del todo clara. Para los casos de niños menores de 16 años, el médico competente es el psiquiatra infantil. La esquizofrenia infantil tiene características similares a las de los adultos, pero se centra principalmente en las reacciones fuerte, las alucinaciones, y en síntomas tempranos como el gateo atípico y tardío, retrasos en el lenguaje, retrasos para caminar y movimientos corporales extraños.

Nota: El término "doctor" es utilizado por brevedad y puede incluir también a otros profesionales de la salud
Ésta página no contiene consejos médicos
Ésta página no incluye contenido promocional ni publicidad Consulte la política de gestión de publicidad aquí

Este contenido es confiable y está científicamente comprobado. Está basado en estudios médicos oficiales. Es editado por doctores y profesionales de la salud y muestra información objetiva sobre el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. Igualmente, incluye recursos que pueden ser utilizados. Si usted es un profesional de la salud y encontró errores u omisiones, por favor contáctenos a través de [email protected]

¡Gracias!

Su experiencia puede ayudar a otras personas

Únase a doctoranytime gratis haciendo clic aquí

Algo salió mal

Inténtelo más tarde

Su opinión es registrada

Díganos cómo podemos mejorar esto.