ESPECIALIZACIÓN

Lea artículos científicos en

Nueva búsqueda

Epicondilitis

¿Cómo tratar el dolor de codo y brazo?

¿Que es epicondilitis?

La epicondilitis es una afección dolorosa del codo que se produce como resultado de movimientos repetitivos o del levantamiento repetido de peso (uso excesivo de los brazos). Si realizas el mismo movimiento repetitivo a diario, ya sea por el trabajo o por alguna actividad, puedes provocarte microlesiones que poco a poco conducen a la inflamación, microdesgarros y degeneración vítrea de tu tendón.

Es más frecuente en personas de 30 a 50 años. El sexo no es un factor determinante para desarrollar epicondilitis. Sin embargo, se estima que hasta el 3% de la población desarrollará epicondilitis o codo de tenista en algún momento de su vida.

Los casos de epicondilitis se dan en atletas y en trabajadores manuales que siguen un patrón de movimiento específico a diario y durante muchas horas. Algunas de las profesiones que suelen padecer epicondilitis son las de fontanero, pintor, carnicero, carpintero, cocinero, pianista y secretario (y, en general, eres más propenso a desarrollarlo si trabajas muchas horas con una computadora). Los deportes más implicados en la epicondilitis son: el tenis, el golf, los lanzamientos, la natación, la esgrima y la escalada.

Sin embargo, puedes desarrollar epicondilitis sin tener alguno de los trabajos previamente mencionados o que seas atleta (idiopática). Muchas personas con epicondilitis buscan medicamentos de venta libre para aliviar su dolor. Sin embargo, debes de saber que a largo plazo esto dejará de funcionar. Se requiere que tu médico de cabecera examine tu historial clínico para determinar si tienes epicondilitis y que te indique el tratamiento adecuado para ti.

Se estima que las molestias de la epicondilitis pueden durar de 6 meses a un año. Sin embargo, puedes deshacerte de ellas llevando fisioterapia combinado con medicamentos recetados por tu médico.

Tipos de epicondilitis

Existen dos tipos de epicondilitis según el lugar donde se produzca: la interna, que se da en la cara interna de tu codo, y la externa, que se da en la cara externa. A ambos lados del codo se encuentran los epicóndilos (interno y externo), que son dos prominencias óseas de las que surgen los músculos del antebrazo (la parte que va del codo a la muñeca).

La epicondilitis externa, más frecuente que la epicondilitis interna, es una tendinitis o tenosinovitis (inflamación - degeneración de los tendones) de los músculos que extienden tu muñeca y más comúnmente de los músculos extensores radiales cortos de tu muñeca que nacen del epicóndilo en la parte exterior del codo. También se conoce como codo de tenista. El dolor comienza en el tendón de la parte externa del codo y puede extenderse al antebrazo hasta la muñeca.

La epicondilitis medial es una tendinitis de los músculos que flexionan la muñeca y giran el antebrazo hacia dentro (pronación) y que se originan en la cara interna del codo. También se conoce como codo de golfista. La inflamación se localiza en la salida de los tendones del epicóndilo en el lado medial del codo.

CODO DE LOS TENISTAS

Codo de los tenistas

Epicondilitis: sintomas

En general, los principales síntomas que puedes sentir con la epicondilitis son dolor en el codo que puede extenderse del antebrazo hasta la muñeca cuando utilizas la mano, y debilidad en la muñeca cuando intentas agarrar un objeto. Estos síntomas empeoran con el uso continuado de tu mano. En algunos casos, incluso dar la mano puede ser extremadamente doloroso.

Si tienes epicondilitis externa, puedes incluso sentir dolor al intentar sostener un vaso. En la epicondilitis medial puedes experimentar una leve rigidez y, con menor frecuencia, entumecimiento de los dedos de las manos.

Diagnóstico de la epicondilitis

El diagnóstico de la epicondilitis suele realizarse mediante un simple examen clínico por parte de tu médico. Durante el examen, tu médico realiza una prueba de sensibilidad local tanto en el interior como en el exterior del codo, así como otras pruebas especiales de flexión y extensión del codo bajo resistencia. Tu historial médico combinado con el examen clínico suele ser suficiente para que recibas un diagnóstico correcto.

Otro factor que tu médico tendrá en cuenta a la hora de examinarte es el nivel de dolor que sientes en la zona del codo. Existen varias escalas para medir las molestias que puedas experimentar, siendo la clasificación de fases de la epicondilitis lateral de Nirschl una de las más utilizadas.

Las fases del dolor de acuerdo a Nirschl son:

  • Fase I: Dolor que surge después de haber hecho ejercicio. Su duración debe de ser de al menos un día.
  • Fase II: Dolor que dura más de 48 horas. También surge después de haberse ejercitado.
  • Fase III: Dolor causado por ejercicio pero que no limita sus movimientos.
  • Fase IV: Dolor causado por ejercicio y que limita llevar a cabo sus actividades normales.
  • Fase V: Dolor provocado por actividades diarias que pueden resultar pesadas. Es decir, martillar, taladrar o mover objetos pesados.
  • Fase VI: Dolor intermitente durante el día y que se origina aún haciendo actividades ligeras.
  • Fase VII: Dolor que aparece incluso cuando está reposando. Interfiere con su sueño y provoca que se levante debido a las molestias.

En caso de que tengas dudas, el médico puede solicitar una resonancia magnética, una ecografía o una radiografía para descartar la posibilidad de otras afecciones. Con menor frecuencia, puede ser necesario que te realices una prueba especial de conducción nerviosa -electromiografía- para descartar la posibilidad de que haya presión sobre los nervios.

Epicondilitis: tratamiento

El tratamiento de la epicondilitis consiste inicialmente en que te abstengas de la actividad que la ha provocado.

Si el dolor provocado por la epicondilitis es lo suficientemente intenso, puede que sea necesario que tomes analgésicos y antiinflamatorios. Como combinación, puedes aplicar la terapia de hielo (aplicando hielo 3-4 veces al día durante 15 minutos cada vez).

Es importante determinar si la técnica que estás usando para tratar la epicondilitis es incorrecta y te provoca lesiones al realizarla. Por eso, sobre todo si se trata de una actividad deportiva, pide a tu entrenador que te explique el movimiento correcto que debes hacer (por ejemplo, cómo sujetar la raqueta correctamente). Además, es posible que tengas que ajustar el tamaño o la dureza del material deportivo, por ejemplo, la raqueta (más pequeña o más blanda).

Los estiramientos suaves seguidos de ejercicios de fortalecimiento excéntrico también te resultarán muy eficaces. Es aconsejable que un fisioterapeuta te las enseñe para que no te provoques más lesiones en la zona.

Además, un fisioterapeuta que utiliza diversos medios, especialmente la terapia de ondas de choque y el masaje de manos, puede ayudarte a reducir el dolor y mejorar la curación del tendón.

Si no puedes evitar la actividad que te provoca la epicondilitis, existe un periostio (una férula especial para la epicondilitis) que puedes aplicar cuando hagas el movimiento que la agrava.

Otros métodos de tratamiento para la epicondilitis

Si los métodos anteriores no te han dado resultados para la epicondilitis, se pueden aplicar inyecciones de P.R.P. (Plasma Rico en Plaquetas) y, en raras ocasiones, de cortisona, según tu caso.

Si han pasado 6 meses de tratamiento conservador y no has visto una mejora de los síntomas, es posible que tengas que someterte a un procedimiento mínimamente invasivo, en el que se elimina el tejido cicatrizado que se ha formado utilizando herramientas microscópicas e incisiones muy pequeñas y se vuelve a unir el tendón sano del epicóndilo.

Inmediatamente después de la operación, puedes abandonar el hospital e ir a tu casa a reposar. La epicondilitis es un padecimiento serio, por lo que debes de seguir las instrucciones de tu médico al pie de la letra.

Especialmente si padeces epicondilitis externa, notarás una reducción de tus síntomas aplicando sencillos consejos como el reposo, el hielo, los antiinflamatorios, los estiramientos y los ejercicios de fortalecimiento excéntrico.

Aunque la afección mejore, es conveniente que sigas haciendo los ejercicios que se te indicaron y trates de reducir los movimientos que provocan el problema, ya que existe el riesgo de que recaigas y se vuelvan crónicos.

Costo del tratamiento de epicondilitis

El médico adecuado para tratar la epicondilitis es un cirujano ortopédico en conjunto con un fisioterapeuta. También es muy importante el papel del fisioterapeuta, que trabajará con tu médico para completar el régimen de tratamiento que recibas.

El precio aproximado de una sesión de fisioterapia oscila entre $500 - $1000 MXN.

El precio aproximado de una cirugía para la epicondilitis oscila entre $25,000 - $35,000 MXN.

El costo del tratamiento de la epicondilitis depende del enfoque terapéutico. Hay que tener en cuenta el coste de los medicamentos que hay que tomar, así como el costo de la fisioterapia.

Nota: El término "doctor" es utilizado por brevedad y puede incluir también a otros profesionales de la salud
Recursos

1. Chaustre, D.. (2011). EPICONDILITIS LATERAL: CONCEPTOS DE ACTUALIDAD. REVISIÓN DE TEMA. 2021, junio 29, de Revisata de la Facultad de Mxicina Sitio web:, http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0121-52562011000100008

2. Zamudio, L, Urbiola, M. & Sánchez, P.. (2015, febrero). Factores sociodemográficos y laborales asociados con epicondilitis lateral de codo. Revista Médica del Instituto Mexicano del Seguro Social, 49, 59-64. 2021, junio 29, De Redalyc Base de datos.

Ésta página no contiene consejos médicos
Ésta página no incluye contenido promocional ni publicidad Consulte la política de gestión de publicidad aquí

Este contenido es confiable y está científicamente comprobado. Está basado en estudios médicos oficiales. Es editado por doctores y profesionales de la salud y muestra información objetiva sobre el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. Igualmente, incluye recursos que pueden ser utilizados. Si usted es un profesional de la salud y encontró errores u omisiones, por favor contáctenos a través de [email protected]

¡Gracias!

Su experiencia puede ayudar a otras personas

Únase a doctoranytime gratis haciendo clic aquí

Algo salió mal

Inténtelo más tarde

Su opinión es registrada

Díganos cómo podemos mejorar esto.