ESPECIALIZACIÓN

Lea artículos científicos en

Nueva búsqueda

Escoliosis

Cómo proteger la salud de tu columna

Datos claves

school1 de cada 4 estudiantes escolares en Ciudad de México mantiene una postura anómala.

restroomLos mexicanos con postura correcta tienen 5 veces menos probabilidades de giba escoliótica.

swimmerPracticar natación promueve la salud y bienestar de tu espalda.

8 doctores ofrecen tratamiento para escoliosis en doctoranytime.

¿Que es escoliosis?

La escoliosis es una desviación lateral anormal de la columna vertebral, es decir, en vez de permanecer recta, la columna se mantiene curvada hacia un lado. La escoliosis suele aparecer durante la etapa del desarrollo anterior a la pubertad, sin embargo, existen varias hipótesis respecto a los factores que la causan. Según varios estudios, la escoliosis puede aparecer por la relación de varios factores como: la postura, la estructura muscular, el balance corporal, factores hormonales, la genética y algunas lesiones durante el nacimiento.

Ten presente que mantener una postura recta es el resultado de una coordinación continua entre el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y el sistema músculo esquelético. Por lo tanto, cualquier enfermedad o lesión entre estos sistemas puede ocasionar la aparición de la escoliosis. También, las diferencias de tamaño en algunas extremidades inferiores del cuerpo causadas por defectos del nacimiento o lesiones traumáticas, puede ser un factor de aparición de la escoliosis.

La gran mayoría de los casos de escoliosis, escoliosis lumbar y escoliosis dorsal, se mantienen en un grado de severidad leve, pero algunas malformaciones de la columna vertebral pueden empeorar a lo largo del tiempo al punto de ser incapacitantes. Notar la presencia de la escoliosis no siempre es una tarea fácil, ya que en ocasiones puede causar o no dolor. Sin embargo, estos son algúnos síntomas de la escoliosis:

Escoliosis

Espalda sana

Escoliosis

Escoliosis

Lumbalgia, escoliosis y teletrabajo

La lumbalgia, a diferencia de la escoliosis lumbar, es básicamente dolor lumbar. La lumbalgia suele ser bastante común, más hoy que puede resultar complicado mantener una buena postura por la inmersión del teletrabajo y la falta de una estación ergonómica en casa que proteja tu columna vertebral. La lumbalgia puede también aparecer por una sobrecarga de esfuerzo, por un movimiento en falso, por esfuerzo al levantarse o por falta de actividad física.

La lumbalgia es un dolor lumbar que puede aumentar por toser o hacer esfuerzo físico incorrectamente y suele aliviarse en posición estirada. Si tienes dolor lumbar intenso es importante que consultes a un médico especialista, ya que el dolor agudo debe tratarse rápida y eficazmente, de lo contrario pueden aparecer “bloqueos”, rigidez o contracturas musculares dolorosas. A diferencia de la escoliosis, la lumbalgia suele mejorar con un tratamiento conservador que consiste en: corsé, reposo y medicación adecuada.

No obstante, el período de reposo debe ser de corta duración, al igual que no debe crearse una dependencia al uso del corsé. Por esto, tu médico de cabecera recomendará:

  • Reposo absoluto para la lumbalgia por 2 o 3 días.
  • Seguido de una activación corporal caminando constantemente y con soporte de la faja de contención lumbosacra (corsé).
  • Tu médico te recomendará posiblemente el uso de algún analgésico, prescrito en función del nivel de dolor.

Es importante que prestes atención al dolor lumbar y consultes a un médico especialista. Tanto la lumbalgia como la escoliosis lumbar, a pesar de ser afecciones distintas, merecen atención clínica inmediata y un tratamiento terapéutico de acuerdo al diagnóstico que te sea indicado. Los dolores lumbares y dorsales son más comúnes hoy que nunca, por la necesidad del teletrabajo a causa de la pandemia. Debes procurar que tu estación de trabajo sea ergonómica, cómoda y ofrezca soporte a tu columna vertebral para mantener una postura correcta.

Escoliosis lumbar

La escoliosis lumbar es un tipo de escoliosis clasificada según la zona de la columna vertebral que presenta la desviación.

escoliosis lumbar

La escoliosis lumbar se caracteriza por una curvatura anormal en la zona baja de la espalda. Sin embargo, a parte de la escoliosis lumbar, puede presentarse una escoliosis dorso-lumbar que contempla la desviación de la columna entre la zona baja y la zona media de la espalda. La mejor forma de prevenir la escoliosis lumbar es a través de un diagnóstico clínico temprano.

Escoliosis dorsal

La escoliosis dorsal, al igual que la escoliosis lumbar, está determinada de acuerdo a la zona de la columna vertebral en la que se encuentra la desviación. La escoliosis dorsal se presenta cuando hay una curvatura anormal en la zona media del tronco, aproximadamente a la altura de las costillas. También, a diferencia de la escoliosis lumbar, la escoliosis dorsal puede ser de dos tipos dependiendo de la zona lateral hacia la que se expresa la desviación de la columna:

Levoescoliosis

Levoescoliosis

Este tipo de escoliosis dorsal muestra una curvatura de la columna vertebral hacia la izquierda.

Dextroescoliosis

Dextroescoliosis

Este tipo de escoliosis dorsal muestra una curvatura de la columna vertebral hacia la derecha.

Escoliosis congenita

A diferencia de la escoliosis idiopática del adolescente, que consiste en una deformidad tridimensaional de los planos coronal, rotacional y sagital de la columna que afecta a niños sanos a partir de los 10 años de edad aproximadamente, hasta completar la madurez ósea, la escoliosis congenita es causada por malformaciones que sufre el feto durante el embarazo. También, otra diferencia entre la escoliosis congenita y la escoliosis idiopática (que suele ser bastante común en niños y adolescentes), es que la escoliosis congenita puede aparecer desde el nacimiento hasta los 5 años de edad.

Esguince cervical y escoliosis

La salud de tu columna vertebral es vital ya que es la encargada de otorgar movilidad, flexibilidad, rigidez para soportar las cargas que recibe el cuerpo y protección a las estructuras del Sistema Nervioso Central (Médula espinal y cerebro), dentro de muchas otras cosas. Por esto, es muy importante conocer las condiciones que pueden comprometer su correcto funcionamiento.

Esguince cervical y escoliosis

El esguince cervical es una de ellas. El esguince cervical es el término que mejor describe el dolor cervical temporal, generalmente asociado con espasmos y/o dolor muscular. Puede producirse por algúna afectación en los tendones, los músculos o los ligamentos, por desgaste óseo, o también por lesiones debidas a accidentes vehiculares. Un esguince cervical puede también provocarse, o aumentarse, por mantener constantemente una mala postura.

Si diariamente relizas teletrabajo, es crucial que cuentes con un soporte lumbar adecuado durante todo el día, que realices estiramientos para tu espalda y hagas pausas activas. Se ha encontrado que algunos pacientes con esguince cervical suelen también tener una curvatura anormal lumbar y/o dorsal, es decir pueden presentar escoliosis lumbar o escoliosis dorsal.

Atención: Dormir en hamaca desde la infancia puede no ser el mejor consejo para tu columna. En una hamaca, la espalda no se encuentra totalmente horizontal y mantiene cierta curvatura. Estas curvaturas dorsales (en la espalda media) o lumbares (en la espalda baja) pueden empeorar con el paso del tiempo y convertirse en desviaciones estructurales en tu columna vertebral.

Ejercicios para escoliosis y prevención

Aunque por el origen de la escoliosis es difícil prevenirla en un 100%, en la mayoría de casos existen ciertas recomendaciones para prevenirla o no empeorarla como: La práctica de ejercicios para fortalecer la zona dorsal y lumbar, practicar natación (un ejercicio cuyos beneficios para la espalda en general son sobradamente conocidos), la correcta higiene postural, no abusar de los tacones y la visita de forma regular a un fisioterapeuta para que valore tu estado general.

Los estudios de la marcha también tienen un importante papel en el diagnóstico y la prevención de la escoliosis, especialmente en niños y adolescentes en los que todavía se puede intervenir tempranamente porque se encuentran en fase de crecimiento.

Estos son algunos ejercicios que puedes realizar en casa para ayudar a estirar tu espalda y disminuir el dolor de la escoliosis.

Atención: Bajo ninguna circunstancia estos ejercicios deben considerarse como tratamiento médico para la escoliosis y deben realizarse bajo supervisión de un especialista. Es importante que tu médico de cabecera realice un diagnóstico exhaustivo para saber el tipo de tratamiento de escoliosis que requieres, en ocasiones se determina manejo terapéutico o en casos avanzados manejo quirúrgico.

1

Recuéstate boca arriba

Con las rodillas semi flexionadas, la espalda recta sobre una superficie plana y con los pies apoyados en el piso, eleva un brazo a la vez hasta tocar el piso por encima de la cabeza. Deja un brazo elevado, estirado sobre el piso y el otro reposando sobre tu abdomen con postura corporal relajada. Puedes repetir este ejercicio 10 veces con cada brazo.

2

Boca arriba y con los pies apoyados sobre una pared

Acuéstate sobre una superficie, dobla tus rodillas y apoya tus pies sobre una pared. Inhala y exhala lentamente mientras vas estirando tus piernas sobre la pared de forma pausada hasta lograr un ángulo de 90 grados. Puedes repetir este movimiento unas 5 veces.

3

Sostén y abraza tus piernas

Recuéstate sobre una superficie plana, flexiona ambas piernas mientras las mantienes juntas, luego junta tus brazos al rededor de ellas, “abrazándolas”, y llevándolas suavemente hacia tu pecho. Mantén esta posición de 15 a 20 segundos y luego repite el ejercicio unas 2 o 3 veces.

4

Estira tu columna

Recuéstate de lado con las rodillas juntas y las piernas flexionadas. Mantén esta posición por unos segundos y lentamente gira tu cabeza hacia el lado opuesto (si estás acostado del lado derecho, gira tu cabeza hacia la izquierda y viceversa). Realiza el movimiento de tu cabeza de la forma más delicada y pausada posible y en el ángulo que sea cómodo para ti. Puedes repetir el ejercicio 5 veces para cada lado.

Nota: El término "doctor" es utilizado por brevedad y puede incluir también a otros profesionales de la salud
Recursos

1. Zurita-Ortega, F., Ruiz-Rodríguez, L., Zaleta, L., Fernández, M., Fernández-García, R., & Linares, M. (2014). Análisis de la prevalencia de escoliosis y factores asociados en una población escolar mexicana mediante técnicas de cribado. Gaceta Médica de México, 150(5), 432-439.

2. Robles Ortiz, M. J., Sánchez Bringasa, G., & Reyes Sánchez, A. A. (2016). Detección temprana de la escoliosis idiopática del adolescente: una estrategia en controversia. Revista de La Facultad de Medicina de La UNAM, 59(4), 33–41.

3. Lomelí-Ramírez, J. (2008). Esguince cervical y escoliosis; patología y relación entre ambas, en el sureste mexicano. Archivos de Neurociencias, 13(4), 228–231.

4. De Barutell, C.,Domingo, F., & Rodríguez, R. (2018). Terapéutica conservadora y tratamiento farmacológico. Dolor, 33(3), p. 153-156.

5. Álvarez-Martínez, M. M., Rosales-Morales, E., & Valcarce-León, J. A. (2011). Manejo de la escoliosis de inicio temprano. Acta Ortopedica Mexicana, 25(3), p188-194.

Ésta página no contiene consejos médicos
Ésta página no incluye contenido promocional ni publicidad Consulte la política de gestión de publicidad aquí

Este contenido es confiable y está científicamente comprobado. Está basado en estudios médicos oficiales. Es editado por doctores y profesionales de la salud y muestra información objetiva sobre el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. Igualmente, incluye recursos que pueden ser utilizados. Si usted es un profesional de la salud y encontró errores u omisiones, por favor contáctenos a través de [email protected]

¡Gracias!

Su experiencia puede ayudar a otras personas

Únase a doctoranytime gratis haciendo clic aquí

Algo salió mal

Inténtelo más tarde

Su opinión es registrada

Díganos cómo podemos mejorar esto.