ESPECIALIZACIÓN

Lea artículos científicos en

Nueva búsqueda

Dengue

Aprende sobre este virus transmitido por mosquitos

Datos claves

El dengue no se transmite por el contacto con una persona infectada, sino por picaduras de mosquitos.

México reportó más de 260.000 casos de dengue en 2019.

En las primeras 4 semanas de 2020, México reportó más casos de dengue que en todo el 2019.

El dengue es una de las 10 causas de hospitalización más frecuentes en niños.

8 doctores ofrecen tratamiento para el dengue en doctoranytime.

¿Que es el dengue?

El dengue es una enfermedad infecciosa generada por el virus del Dengue de la familia faviridae y transmitida por mosquitos que prevalecen en regiones tropicales y subtropicales. La infección generada por el virus puede ser de leve a grave.

El dengue cuenta con 4 serotipos del virus, lo que significa que es posible infectarse 4 veces. Debido a ello, las personas que se han infectado una vez, tienen un mayor riesgo de padecer dengue grave si se infectan una segunda vez.

Actualmente 3 600 millones de personas están viviendo en zonas riesgosas de transmisión del dengue. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de la mitad de la población del mundo corre el riesgo de contraer esta enfermedad. En algunos países asiáticos, el dengue grave ha sido la causa de enfermedad y muerte en niños.

¿Sabías que?

¿Sabías que?

En el 2019 México reportó más de 260.000 casos de dengue. Sin embargo, los datos mencionan que en las primeras cuatro semanas de 2020 se reportaron más casos de dengue que en el mismo periodo de 2019.

Síntomas del dengue

Entre los sintomas del dengue se encuentran:

Sintomas del Dengue leve:

  • Fiebre leve

    Fiebre leve

  • Sarpullido

    Sarpullido

  • Náuseas y vómitos

    Náuseas y vómitos

  • Molestias y dolores

    Molestias y dolores en los ojos, en los huesos, en articulaciones o en los músculos

Sintomas del Dengue grave:

  • Vómitos

    Vómitos (muy constantes), que pueden incluir sangre

  • Sangrado por nariz o encías

    Sangrado por nariz o encías

  • Sensibilidad o dolor en el estómago

    Sensibilidad o dolor en el estómago

  • Sensación de cansancio

    Sensación de cansancio, inquietud o irritabilidad

  • Sangre en las heces

    Sangre en las heces

Nota: Los signos de advertencia del dengue grave generalmente aparecen entre 24 y 48 horas después de que se ha eliminado la fiebre. Por lo que es muy importante estar alerta y consultar a un especialista antes de medicarse.

El dengue grave es un tipo de enfermedad más seria que podría llegar a causar hemorragia interna o externa, e incluso la muerte. Debido a esto, es muy importante no dejar de tratarla.

¿El dengue es contagioso?

Los mosquitos, agentes transmisores de la enfermedad, pueden infectar a una persona sana después de haber picado a una persona enferma del virus. Existen diferentes tipos de mosquitos que pueden transmitir el virus: mosquito de la fiebre amarilla (Aedes aegypti) y mosquito tigre (Aedes albopictus).

El primero se reproduce en el interior de recipientes llenos de agua estancada. Son mosquitos diurnos que se alimentan, preferentemente, de sangre humana. Mientras que el segundo, es un mordedor diurno más agresivo y suele reproducirse y vivir al aire libre, pero también se alimenta casi exclusivamente de seres humanos.

Ahora bien, el dengue no se puede transmitir por el contacto directo con una persona infectada. Sin embargo, cuando un mosquito pica a una persona con dengue, y posteriormente a otra sin el virus, sí se transmite y se desarrolla la enfermedad, generando la infección leve o grave.

Atención: Si una mujer embarazada es infectada por el virus del dengue, puede transmitir la enfermedad al feto o al bebé durante el parto.

¿Cómo prevenir el dengue?

Afortunadamente, existen varias medidas que puedes implementar en tu hogar para prevenir el dengue. Entre ellas están:

Colocar mallas en ventanas y puertas

Colocar mallas en ventanas y puertas para evitar que los mosquitos entren a tu hogar. De esta manera, reduces considerablemente el peligro de contraer dengue.

Duerme siempre con un mosquitero

Duerme siempre con un mosquitero por encima de tu cama en caso de que vivas en una zona tropical y no cuentes con aire acondicionado. Este puede evitar que los mosquitos te piquen durante la noche. Debes hacer lo mismo en la cuna o cama de tus hijos.

Elimina o cubre cualquier elemento

Elimina o cubre cualquier elemento de tu casa donde el agua se puede quedar estancada ya que los mosquitos colocan sus huevos en lugares donde hay agua acumulada. Los más comunes son cubetas, neumáticos, macetas, piscinas, bebederos o botes de basura. Una vez que hayas vaciado el agua estancada, es importante que los limpies y desinfectes a profundidad.

Fumigar constantemente

Fumigar constantemente también te permitirá eliminar los nidos de larvas. Esto debe ser no solo en el jardín o en las zonas húmedas, sino que también hay que hacerlo en las áreas oscuras como debajo de los muebles que tengas en el exterior o incluso en las alfombras.

Utiliza camisas o tops que sean manga larga

Utiliza camisas o tops que sean manga larga. Esto te ayudará tanto si vives o trabajas en zonas húmedas, ya que son los hábitats perfectos para que los mosquitos puedan reproducirse y sea más probable una picadura. Es muy común que la ropa sea rociada con permetrina para que sea aún más segura pero antes de hacerlo consúltalo con tu médico de confianza.

Si te gusta tener plantas dentro del hogar

Si te gusta tener plantas dentro del hogar, recuerda que al regarlas también puede haber agua estancada ahí. Lo más recomendable es que una vez a la semana voltees las macetas o floreros para sacar el excedente de agua.

En caso de tener piscina en tu casa

En caso de tener piscina en tu casa, lo mejor será que coloques una malla de plástico por encima de ella cuando no vayas a utilizarla. De esta manera los mosquitos no podrán aprovechar la humedad de la misma y colocar sus huevos. Cada que realices mantenimiento a la piscina, recuerda desinfectarla con los productos correspondientes.

Dengue hemorrágico

El dengue grave también se conoce como dengue hemorrágico. El dengue hemorrágico es una complicación del virus del dengue que, en algunos casos, puede incluso provocar la muerte. Las características más importantes del dengue hemorrágico es justamente sufrir de sangrados severos, así como de altos niveles de fiebre. Esta última puede provocar que haya fallas en el sistema circulatorio.

Dato curioso: ¿Sabías que en 1998 hubo la mayor pandemia de dengue conocida hasta el momento? Aproximadamente 56 países reportaron distintos casos tanto de dengue como de dengue hemorrágico. Durante esta pandemia, se reportaron 1.2 millones de contagios, aunque se cree que los números son mucho mayores.

Los síntomas relacionados con el dengue hemorrágico son:

Fiebre alta que aparece de manera abrupta

Fiebre alta que aparece de manera abrupta

Dolor muscular

Dolor muscular

Dolor al mover los ojos

Dolor al mover los ojos

Distorsión en el sentido del olfato y del gusto

Distorsión en el sentido del olfato y del gusto

Edemas

Edemas

Sudoración fría

Sudoración fría

Astenia

Astenia (debilidad o fatiga que imposibilita hacer incluso las tareas más simples)

Un error muy común cuando estás experimentando los primeros síntomas del dengue y del dengue hemorrágico es consumir aspirina. ¡Este es un grave error! La aspirina es un medicamento que provoca un aumento en el sangrado.

Tratamiento del dengue

Como tal, no existe un tratamiento específico para tratar y eliminar el virus del dengue. El tratamiento consiste en ir afrontando los síntomas de manera individual a medida que estos van apareciendo y la prevención de las complicaciones con la detección de los síntomas y signos de alarma.

Dado que la vacuna del dengue sólo es aprobada para personas que han padecido la infección al menos una vez en su vida, no es sencillo crear anticuerpos contra el dengue antes de sufrir la enfermedad. Por ello, la misión de los médicos y enfermeras que tratan a los pacientes contra el dengue es evitar que su estado de salud se deteriore. De esta manera, pueden sobrevivir una mayor cantidad de días y permitir que el cuerpo pueda compensar de manera natural las molestias que está experimentando.

Otro punto muy importante que tienen en cuenta los médicos es evitar a toda costa el desarrollo de un edema pulmonar. Esta es una enfermedad que se origina cuando hay demasiado líquido en los pulmones, lo que provoca dificultades al respirar.

Durante el tratamiento del dengue, es importante que consumas muchos líquidos, ya que te permitirá estar hidratado. Además, es necesario vigilar tus niveles de plaquetas para analizar la evolución de la enfermedad. En algunos casos de dengue hemorrágico, se ha llegado a necesitar transfusiones para salvar la vida del paciente.

Dengue en niños

El virus del dengue también puede afectar severamente a los más pequeños del hogar. De hecho, se estima que el dengue es una de las diez causas de hospitalización más frecuentes en los servicios de urgencias de pediatría. Además, casi un cuarto de los pacientes presenta un dengue hemorrágico o dengue grave.

  • Fase febril: Durante esta fase, el virus provoca fiebre alta durante 2 días o incluso llega a durar una semana. Hay presencia de malestar general, molestia al mover los ojos, falta de apetito, náuseas e incluso vómito. En la fase febril del dengue no se puede distinguir si está infectado con este virus o existe otra enfermedad infecciosa. En el caso de los niños, la ausencia de tos es indicativo a dengue.
  • Fase crítica: Esta fase está caracterizada por la desaparición de la fiebre. En un principio esto puede ser muy bueno, pero también puede ser señal de que habrá una fuga plasmática, la cual es el principal peligro a evitar. Como tal, la fuga plasmática es un trastorno donde hay fugas de plasma por medio de los vasos sanguíneos en los músculos del cuerpo.
  • Fase de recuperación: Esta fase se centra en que el paciente recupere su salud de manera integral. Los líquidos que se estarán suministrando por su vena deberán ser retirados para evitar una sobrecarga hídrica. Además, se tendrá que vigilar su evolución para asegurarse que el dengue no cause más estragos como convulsiones.
Nota: El término "doctor" es utilizado por brevedad y puede incluir también a otros profesionales de la salud
Recursos

1. Torres-Galicia, I., Cortés-Poza, D. & Becker, I. (2014). Dengue en México: análisis de dos décadas. Gaceta Médico de México, 150, 123-127. Noviembre 12, 2021, De Medigraphic Base de datos.

2. Pizarro, Daniel. (2009). Dengue, Dengue hemorrágico. Acta Pediátrica Costarricense, 21(1), 08-17. Retrieved November 07, 2021, from http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1409-00902009000100002&lng=en&tlng=es

3. Pardo, E. & Alarcón, J.. (Abril 2016). Dengue en niños. Revista Gastrohnup, 15, 32-44. Noviembre 12, 2021, De Biblioteca Digital Univalle Base de datos.

4. Roy, S. K., & Bhattacharjee, S. (2021). Dengue virus: epidemiology, biology, and disease aetiology. Canadian Journal of Microbiology, 67(10), 687–702.

5. Montini Maluda, M. C., Syed Abdul Rahim, S. S., Tha, N. O., Dony, J. F., Khoon, K. T., Ibrahim, M. Y., Jeffree, M. S., Avoi, R., Robinson, F., & Mohd Daud, M. N. (2021). Factors associated with dengue fever patients attending primary health clinics in Kota Kinabalu. Bangladesh Journal of Medical Science, 20(4), 878–886.

6. Limothai, U., Tachaboon, S., Dinhuzen, J., Hunsawong, T., Ong-ajchaowlerd, P., Thaisomboonsuk, B., Fernandez, S., Trongkamolchai, S., Wanpaisitkul, M., Chulapornsiri, C., Tiawilai, A., Tiawilai, T., Tantawichien, T., Thisyakorn, U., & Srisawat, N. (2021). Dengue pre-vaccination screening test evaluation for the use of dengue vaccine in an endemic area. PLoS ONE, 16(9), 1–15.

7. Gwee, X. W. S., Chua, P. E. Y., & Pang, J. (2021). Global dengue importation: a systematic review. BMC Infectious Diseases, 21(1), 1–10.

8. Pizarro, Daniel. (2009). Dengue, Dengue hemorrágico. Acta Pediátrica Costarricense, 21(1), 08-17. Retrieved November 07, 2021, from http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1409-00902009000100002&lng=en&tlng=es

9. Martínez-Torres, E. (1995). Dengue y dengue hemorrágico: Aspectos clínicos. Instituto Nacional de Salud Pública, 37, 29-44. Noviembre 12, 2021, De Redalyc Base de datos.

10. https://apps.who.int/mediacentre/factsheets/fs117/es/index.html

Ésta página no contiene consejos médicos
Ésta página no incluye contenido promocional ni publicidad Consulte la política de gestión de publicidad aquí

Este contenido es confiable y está científicamente comprobado. Está basado en estudios médicos oficiales. Es editado por doctores y profesionales de la salud y muestra información objetiva sobre el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. Igualmente, incluye recursos que pueden ser utilizados. Si usted es un profesional de la salud y encontró errores u omisiones, por favor contáctenos a través de [email protected]

¡Gracias!

Su experiencia puede ayudar a otras personas

Únase a doctoranytime gratis haciendo clic aquí

Algo salió mal

Inténtelo más tarde

Su opinión es registrada

Díganos cómo podemos mejorar esto.